miércoles, 20 de marzo de 2013

Salamanca en Buenos Aires




Refiere el narrador [Olayo Videla] que por el año 1854 en la calle Reconquista a la altura de Córdoba y paraguay, en esa esquina existía un terreno baldío. En el medio de el había un pozo tapado todo de cicuta chuioyo. [¿?]  
 Allí todas las noches cuando sonaban las 12 salían las salamancas, cantaban y tocaban. Muchas veces los vecinos trataron de verlas pero dice que no se conseguía debido a los pastos y yuyos que habían alrededor.” / Olayo Videla en Encuesta Nacional de Folklore.

Bacle, Julio Cesar (183...)

  La existencia de una Salamanca en la Ciudad de Buenos Aires resulta curiosa a pesar que existen relatos de, por lo menos, otras dos. Una, aproximadamente, en Rivadavia y Reconquista donde actualmente se encuentra el Banco de la Nación Argentina y la otra, presuntamente, en Plaza Lavalle.

 Si hechamos una mirada al lugar que se describe tal como era alrededor de 1854 sabemos que por allñi pasaba el Arroyo de Matorras. 

Cuando Juan de Garay demarcó la planta urbana esta se extendía desde el Zanjón de Granados – o Tercero del Sur – al  sur (hoy Chile-Independencia) hasta el Zanjón de Matorras - o Tercero del Medio - al norte (hoy Viamonte-Córdoba-Tres Sargentos) por el este el límite era el valle del Río de la Plata y por el oeste (hoy Salta-Libertad). Los nombres de los  zanjones, provienen de los dueños de los terrenos por donde pasaban, Granados y Matorras. 


 Más allá, la zona del Retiro, donde su terreno fue marginado de la ciudad por ser considerado de inservible, ya que en la actual plaza Lavalle nacía un accidente natural denominado el “Zanjón de Matorras”, que hoy se encuentra entubado en la cortada “Tres sargentos”.

 O sea que en los primeros tiempos constituía uno de los límites de la hoy Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 Con el correr del tiempo y a falta de un sistema sanitario de aguas que se implementa hacia el siglo XIX, estos zanjones eran depositarios de basura, caballos muertos y fuente de enfermedades.
 Se deduce a partir de las crónicas que hasta 1880 casi la totalidad de las calles eran verdaderas zanjas. "En 1869 dos lecheros al querer cruzar un puente sobre el Zanjón de Matorras en Paraguay y Florida, perecieron ahogados.

En los días de lluvia, algunos vecinos colocaban en las esquinas tablones o ladrillos, si la profundidad del lodazal lo permitía, a fin de que aquellos pobres transeúntes pudieran trasponer sin peligro de vida esos zanjones. Aún en tiempos de sequía no era extraño ver a una vaca o caballo "empantanado" en el polvo acumulado en los hoyos traicioneros. El panorama no era muy agradable y predisponía a los visitantes."

  A partir del sistema de saneamiento hacia 1919 se lo entuba y pasa debajo de lo que hoy es la costada Tres Sarjentos que copia su recorrido.

 Volviendo al zanjón se dice que: "El Tercero del Medio o arroyo Matorras se originaba en las cercanías de la intersección de las actuales Independencia y Entre Ríos. Desde allí bajaba en dirección este formando una pequeña laguna en el Hueco de Isidro Lorea (casi en la intersección de la Av. Rivadavia y la calle Paraná actuales); luego, por un recorrido sinuoso próximo al de la actual calle Talcahuano, llegaba a una laguna llamada de Zamudio, en parte de la actual Plaza Lavalle, y recorría las calles Viamonte, Suipacha, Córdoba, Maipú y Paraguay. Finalmente, cruzaba la calle Florida y continuaba por la calle Tres Sargentos hasta desembocar, formando un pequeño delta, en el Río de la Plata."

 La familia Matorras, que era propietaria de la casa que se encontraba en la manzana de las calles Florida, Córdoba, San Martín y Paraguay y le daba nombre al arroyo, eran parientes de Doña Gregoria Matorras, la madre de José de San Martín.  

Dónde
Provincia de Buenos Aires / Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


Bibliografía
Encuesta nacional de Folklore. Ministerio de Educación. Buenos Aires. (1921) 
 

Leyendas Vinculadas
Salamanca

Referencias

Diablo
Zupai
Brujería



  

 





No hay comentarios:

Publicar un comentario